7 plantas adaptogénicas para combatir el estrés

Las plantas adaptogénicas tienen propiedades que ayudan a mejorar la respuesta del cuerpo a los efectos del estrés. ¿Cuáles son los más recomendados?

Las llamadas “plantas adaptógenas” han llamado la atención de muchos consumidores por sus propiedades para combatir los efectos del estrés. En concreto, sus componentes provocan un estado de mayor resistencia a los síntomas físicos y mentales provocados por el aumento de cortisol.

Un estudio reciente muestra que estas plantas ofrecen beneficios en el tratamiento de la fatiga crónica y el deterioro cognitivo. Por ello, se consideran un buen complemento para promover el bienestar.

Las mejores plantas adaptogénicas para combatir el estrés

El estrés se define como un estado de tensión física o emocional. Específicamente, es la reacción del cuerpo ante situaciones que representan un desafío o esfuerzo significativo. Normalmente, puede ayudar a resolver situaciones peligrosas. Sin embargo, si es excesivo, afecta la salud no solo a nivel emocional, sino también orgánico.

Tal como se detalla en una reseña del EXCLI Journal, el estrés constante aumenta la producción de hormonas como el cortisol, asociado al riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y problemas neurológicos, entre otras.

Ginseng Coreano

El ginseng coreano (Panax ginseng) es una de las plantas adaptogénicas más populares para combatir el estrés. También se utiliza para aumentar los niveles de energía.

La investigación en el Journal of Ginseng Research informó que la planta estabiliza el funcionamiento del sistema nervioso y mejora la concentración en personas bajo mucho estrés.

Ginseng siberiano

A pesar de su nombre, el ginseng siberiano no es una variedad de ginseng en sí. Con el nombre científico Eleutherococcus senticosus, es un arbusto leñoso que suele utilizarse como adaptógeno. Aunque la investigación aún es limitada, los hallazgos hasta el momento sugieren que Eleutherococcus senticosus mejora la capacidad del cuerpo para responder al estrés.

Raíz de maral

La raíz de maral (Rhaponticum carthamoides) se utiliza en la medicina popular gracias a su alta concentración de antioxidantes y nutrientes. Sus extractos ayudan a fortalecer la resistencia al estrés a largo plazo. Además, estimula la recuperación del organismo tras el esfuerzo físico.

Schisandra

La schisandra (Schisandra chinensis) es una de las plantas adaptógenas utilizadas en la medicina tradicional china contra el estrés y los trastornos del estado de ánimo. Los investigadores han descubierto que la suplementación con esta planta ha ayudado a aliviar la depresión y el deterioro cognitivo inducido por el estrés crónico.

Búfalo indio o ginseng

Buffalo, el ginseng indio o Ashwagandha es quizás uno de los adaptógenos naturales más conocidos. Su consumo se asocia con una reducción del estrés, la fatiga crónica y el insomnio.

Un estudio publicado en The Cureus Journal of Medical Science concluyó que el extracto acuoso de raíz de Ashwagandha fue útil para reducir el estrés y la ansiedad. También se considera un energizante natural.

Maca

La maca (Lepidium meyenii) es una raíz que proviene de Perú. En la medicina popular, se utiliza como revitalizante sexual y energizante natural.

Rodiola

Rhodiola (Rhodiola rosea) crece en las regiones más frías de Europa y Asia. Se distingue por su calidad nutricional y sus compuestos bioactivos, que le confieren propiedades adaptogénicas.

Cómo usar plantas adaptogénicas de forma segura

Los remedios con hierbas adaptogénicas contra el estrés no están exentos de posibles efectos secundarios y contraindicaciones. Estos pueden variar de una especie a otra.

Sin embargo, en general, se requiere precaución si ya se ha diagnosticado una enfermedad. Su médico será quien determine si es seguro o no tomar sus suplementos. También debe tener cuidado si está tomando medicamentos. A veces las plantas pueden aumentar o reducir sus efectos.

4.3/5 - (369 votos)

Deja un comentario

X